lunes, 9 de junio de 2008

Novia fugitiva


Andrea, una joven de origen británico, abandonó a su flamante esposo en la noche de su fiesta de casamiento para huir con el barman del hotel donde hacía la fiesta. Al parecer, las dudas habrían aparecido unos días antes de la boda, pero así y todo, Andrea decidió seguir adelante.
“Lloré hasta quedarme dormida”, dijo la novia al diario The Sun, quien admitió que tuvo que tomarse varias piñas coladas para poder llegar hasta el altar.Previo a la ceremonia, que se realizó en una playa cubana, la novia había dicho a su futuro esposo que no estaba segura. “Él me dijo que sólo eran nervios por el evento”, relató Andrea.Pero luego de dar el sí la mujer se arrepintió, y decidió abandonar la fiesta junto al barman, que había conocido apenas unas horas antes de la ceremonia.”Fue amor a primera vista, como si me golpeara un relámpago”, dijo sobre su nuevo amor.
Al parecer, la mujer le habría revelado esa misma tarde a su esposo que no estaba dispuesta a consumar el matrimonio “porque sabía que cuando lo mirara en la noche de bodas iba a pensar que no era para mí”.
Apenas llegaron a Inglaterra, Andrea pidió el divorcio. El barman, por su parte, decidió abandonar a su esposa para fugar con la novia, con la que desea mudarse en poco tiempo.


Fuente: minuto uno

5 comentarios:

Julia dijo...

Ohhhhh.... viva el amoooorrr!!!

rusa love dijo...

q haces este post no-chismístico aca?

renguera05 dijo...

Gente loca hay en todas partes.!!!

Mumina dijo...

Los invitados siguieron la festichola o se suspendió todo?
Dónde quedó el morfi?
Más detalles,che.

penelope dijo...

menos mal que se apiolo antes de casarse con el novio!!!!

mira sino el bolonqui de papeles y repartijas que se ahorraron!