martes, 15 de septiembre de 2009

al fin pego una!!

NOBLEZA OBLIGA, ESTA VEZ DEBO RECONOCER QUE MISS PIGGY LA ACERTO CON LA VESTIMENTA QUE UTILIZO EN LA CENA DE GALA DE FUNDALEU.

TENIA UNA TUNICA HERMOSISIMA DE CAVALLI QUE LE QUEDABA MUY BIEN, ES EL TIPO DE INDUMENTARIA QUE LA BENEFICIA PARA DISIMULAR LOS KILOS , ROLLOS Y DEMAS.

AMEN DE LA PRECIOSA ESMERALDA QUE LUCIA EN EL CUELLO, MUY CLASICA Y ELEGANTE, PARA NADA RECARGADA.


VEN QUE PUEDE USAR VESTIDOS DE GRANDES DISEÑADORES Y NO CAER EN EL RIDICULO PONIENDOSE ROPA QUE NO LE QUEDA BIEN?

13 comentarios:

pato dijo...

Pen...esta no sos vos, te hackearon el blog.

jajajjajaja

Penelope dijo...

jajajaja! Pato, es que hoy estoy buena che!!!

me encanta esa tunica,de verdad!

La Mascarada dijo...

Jaaaaaaaaaaa Pene! estás zen!

Krocita dijo...

Jajajajaajaja pato!!!
Esa esmeralda de Susana me vuelve loca.
Y el vestido me gusta, pero no para que pose de esa manera.

Penelope dijo...

si, Masqui, hoy estoy zen, porque ayer estaba desatada!
jajajajjaaaaaaaaaaaaaaa!!

Penelope dijo...

cuanto costara un modelito de esos?

muero por una tunica asi, me fascinan.

Lu dijo...

a mi el vestido de los martin fierro me gustó, y creo que le quedaba bien. Este tambien. No así cuando se viste con ropa de talles mas chicos.

Anónimo dijo...

30.000 dolares

Penelope dijo...

aaaa la pelotita, anonimo!

Anónimo dijo...

que hermosor de vestido tiene la su, por diorrrrrrr, mira para que la gallinacea diga que esta bueno, es como mucho, estas seguro, ch'amiga? lo viste bien, no te ayepentis?

Penelope dijo...

nop, amiga bostera, me gusta mucho esa tunica ,de verdad.

hay que ser bueno a veces y saber reconocer lo que esta bien, apesar de que siempre le doy conun caño.


besooooooooo

Sabrina dijo...

Cuando se pone algo que le queda bien, nobleza obliga, te doy la razón Pen, la verdad es que la túnica es un hermosorrrr ni que hablar de la roca que cuelga de su cuello, ni me animo a preguntar su valor ..... que siga sí la Su.-
besosssssss

Ms. Bitch dijo...

admiro su porte para llevar cualquier cosa, aunque haya dias en que pareciera que su vestuarista la odia